Empleo y redes sociales

Para las redes sociales, la crisis parece no existir y cada vez tienen más trabajadores. Además, algunas como Google+ o Facebook -esta solo en EEUU- tienen sus aplicaciones para buscar empleo.

En la era internet en la que vivimos, con prácticamente todo el mundo presente en las redes sociales y con un teléfono inteligente del que cada vez nos es más difícil separarnos, no es de extrañar que los principales gigantes de la red también hayan puesto en marcha sus propias iniciativas para ayudar a buscar trabajo. A Infojobs, que continúa siendo uno de los grandes en este mundo, se le han sumado en los últimos meses compañías como Google o Facebook, que han lanzado sus aplicaciones de empleo, y de paso así ganan algunos usuarios más.

A finales de año, Google integró en su red social Google+ su servicio de búsqueda de empleo, Google Jobs, en un intento por impulsar un poco más una red social a la que le está costando despegar; y tiene un funcionamiento muy parecido al de LinkedIn, la red profesional más conocida de todas. La clave está en añadir a nuestros círculos de contactos gerentes de recursos humanos o al jefe de nuestra posible futura empresa. Además, cuando se publica una oferta que nos interese en Google Jobs ya podemos posicionarnos para ella y enviar directamente nuestros datos a través de la red con la opción “apply now”.

Social Jobs es la apuesta de Facebook para la búsqueda de empleo, y se estrenó el pasado mes de noviembre en Estados Unidos aunque no se sabe cuando dará el salto a otros países americanos ni a otros continentes. Para que la aplicación llegue a más países con el mismo sistema que en Estados Unidos deberían ponerse de acuerdo el Ministerio de Empleo -o su equivalente- y páginas web de empleo como Monster, Work4Labs o US Jobs, los portales que colaboran con la popular red social para ofrecer a sus usuarios con catálogo que supera los 1’7 millones de ofertas.

Otra de las posibilidades laborales que ofrecen las redes sociales es trabajar directamente para ellos, formar parte de unas plantillas que no dejan de crecer ni de expandirse a nuevos países y mercados, por lo que no sería descabellado pensar en encontrar ofertas de trabajo en Capital Federal, en Madrid o en México. Desde que la crisis comenzó, allá por 2008, las redes sociales han multiplicado por tres el número de trabajadores que necesitan, en ocasiones con trabajadores reconvertidos al 2.0 y otras con empleados con un alto grado de especialización, por ejemplo, como community manager o desarrolladores de aplicaciones para teléfonos móviles o tabletas.

Foto: Tark Siala