El futuro virtual del trabajo

teletrabajo

Según informes, el cambio hascia lo virtual será dentro de unos años

El mundo del trabajo es una esfera en constante movimiento y es muy cambiante en toda su historia. Lo mismo pasa con la tecnología, con la diferencia de que es una esfera mucho más grande y sus cambios son veloces. Ambas se combinan y se trasforman continuamente, lo que nos da la pauta sobre el futuro: se calcula que para el año 2020 la mayoría de los contextos físicos de trabajo pasarán a ser virtuales.

Esta tendencia que se ve para el futuro en realidad tiene grandes ventajas y parece ser el camino al cual nos dirigimos. La gran protagonista de este cambio: la tecnología, que avanza a pasos agigantados y nos permite que en el día de hoy toda nuestra oficina y tareas pendientes puedan ser solucionadas desde cualquier lugar a través de un smartphone. Esto ha sido relevado en un informe del The Economist.

Estos pequeños aparatos hoy están listos no sólo para llamadas, sino para trabajar cualquier tipo de archivo de los que generalmente se utiliza en algunos trabajos, recibir mails, videollamadas, grupos de redes sociales y demás. Las posibilidades son infinitas y cada día van cambiando y avanzando.

Esto nos trae la ventaja de no tener que salir a trabajar ocupar un lugar fisico en un edificio céntrico, por ejemplo. Esto trae beneficios a la empresa realcionados al inmueble y a los servicios que deben brindarse allí mínimamente como así también la ventaja de la reducción en el transporte, ya que se producen menos emisiones de CO2, beneficiando al medioambiente.

Los empleados trabajarían desde su casa o desde donde se encuentren, y pueden tener las mismas ventajas que estando ese día en una oficina. Está cambiando el concepto: ya no es tan importante ir a trabajar como tener el trabajo hecho. Esto genera que se rompan ciertas estructuras y conceptos actuales en relación al empleo.

El teletrabajo es una manera diferente de encarar estos nuevos desafíos y posee comodidades que en otros trabajos no se dan. Hacia allí nos dirigimos, aunque hay quienes manifiestan que esta nueva tendencia posee costados negativos, como que esta nueva dinámica licuará empleos y se perderán profesiones, además de que se perderá el vínculo entre compañeros.

Pero sobre lo negativo inevitablemente, hay muchas cosas a favor. Otras de las aristas positivas es que las personas con discapacidades motoras tendrán una mayor inserción en este tipo de trabajo, ya que lo podrán hacer tranquilamente desde un entorno virtual y sin movilidad.

El futuro de a poco nos está llegando de mano de la tecnología o de quienes intervienen en este proceso de cambio. Debemos saber aprovechar sus ventajas y sus nuevas posibilidades para nuestros mayor rendimiento.

Fotografía: sporras